18/06/2019Barnes
Visita Privada

Una melodía de felicidad en las puertas de París

El lugar ideal para quienes buscan una casa en medio de la naturaleza entre Versalles y París. Una magnífica propiedad rodeada por un parque arbolado y florido; un remanso de paz para ver crecer a su familia y recibir amigos en el encantador entorno de una antigua casa rural de principios del siglo XIX.

Esta propiedad, que propone diversos y acogedores espacios, se divide en 600 m2 distribuidos entre la casa principal y tres dependencias acondicionadas, incluyendo un palomar y una casa de cuidador. 

El propietario anterior, un hombre de buen gusto, transformó el patio interior en una zona ajardinada de estilo japonés. El espectáculo continúa en el parque de 1,7 hectáreas, entre cedros del Líbano, abedules, manzanos, cerezos, tulipanes amarillos y magnolias.

Los amantes del deporte estarán encantados, ya que la propiedad posee su propia pista de tenis (que puede iluminarse para fiestas nocturnas), proponiendo asimismo la posibilidad de instalar una piscina. En un entorno tranquilo, pero sin estar aislada, esta maravillosa propiedad combina lo mejor de la vida en el campo con el dinamismo de París.